Sobre el tipo este

Me llamo Manuel Palacios y mi pasión es escribir. La idea principal de esta página no es sólo tener un espacio como autor, sino compartir contigo todos los procesos creativos por los que paso a medida que escribo. Lecciones aprendidas, experiencias, problemas… Porque sé lo duro que es tirar hacia delante y lo bien que vienen referencias ajenas, en ésta web te brindaré toda la ayuda que pueda a través de mis publicaciones.

En ella también hablaré de las lecturas, películas y videojuegos que van influenciando mi día a día, las ideas que me dan o lo que considero que aportan como creador de contenidos, y que también podrían serte de utilidad. Dicen que compartir es vivir y no hay nada mejor que ayudarse mutuamente, ¡así que bienvenid@!

 

Pero, ¿quién es el tipo del que usted me habla?

Versión reducida

Graduado en Turismo, tras terminar mis estudios en 2011 decidí viajar y explorar el mundo yo mismo en vez de limitarme a las historias que llevaba viviendo a través de libros, cómics y películas. Mis pasos me llevaron a buscar trabajo en Japón y conocer países como Nepal, China y muchos otros, hasta que en 2015, a través de mis conocimientos de marketing, decidí montar mi propia página web de viajes donde contaría todos estos relatos a la vez que ayudaba a otros a viajar. La web, además, me ayudaba a ganar algo de dinero escribiendo para agencias o creando material audiovisual. En Agosto del mismo año comencé un viaje sin retorno por el sudeste asiático que me ha llevado a conocer culturas y vivir aventuras muy especiales que continúan a día de hoy. Gracias a todo lo aprendido soy yo el que escribe historias y ahora, casi dos años después, mi primera novela de aventuras está a punto de ver la luz.

 

Versión extendida (montaje del director)

Nunca fui muy buen lector, para qué negarlo. Sin embargo, y hasta donde mi mente alcanza, la escritura siempre me ha salvado la vida. Comencé escribiendo historietas cuando no llegaba a los diez años y trataba de dibujarlas. Mal, claro. ¿Qué se puede esperar de un niño de diez años? No fue hasta bien entrada mi adolescencia que empecé a descubrir los clásicos, como las obras de Alejandro Dumas, H.G. Wells o Robert L. Stevenson. Siempre fui aficionado a los cómics -y lo sigo siendo- a la aventura, a las historias de exploración y descubrimiento. Cuando apareció J.R.R. Tolkien todo cambió. Llegó la fantasía y la ciencia ficción, aunque por aquel entonces ya convivía con Star Wars puerta con puerta. Luego llegaron otros autores como James Luceno y R.A. Salvatore, hasta que apareció Patrick Rothfuss y sus Crónicas del Asesino de Reyes. Entonces comprendí que yo también quería contar historias.

Cuando terminé mis estudios de Turismo en 2011 comencé a trabajar en el sector hotelero, pero poco después decidí romper con todo y ser yo el aventurero que leía en las historias. Dejé mi hogar para buscarme la vida en Japón. Allí viví una temporada buscando trabajo hasta que las dificultades económicas me obligaron a volver a España. Pero lo hice con un blog bajo el brazo, historias semanales de vivencias publicadas en él, una pequeña serie de vídeos en Youtube y muchas ganas de repetir la experiencia.

Planifiqué otros viajes que me llevaron a Nepal, China, Tailandia y Malasia entre 2012 y 2013. Entrené artes marciales junto a monjes y compañeros de otra de mis pasiones en el templo Shaolin de Henan. Todo culminó con un viaje en 2014 que me llevaría a cruzar el continente asiático desde Beijing hasta Kathmandú, recorriendo China y las estepas tibetanas, atravesando los himalaya, encarándome con el monte Everest y viviendo una de las aventuras más espectaculares de toda mi vida, que podéis leer aquí de forma algo estrafalaria, y que algún día pretendo contar en formato de novela.

Durante este tiempo obtuve grandes experiencias trabajando como el community manager de mis propias redes sociales, que complementaron mis conocimientos de marketing y fundamentaron las bases del nuevo blog de viajes que abriría en 2015, esta vez en formato profesional, llamado Mundo Viajero. Aquí contaría mis historias, pero también ayudaría a otros a lanzarse a viajar.

Finalmente, en Agosto de 2015 dejé el hotel donde había trabajado desde que regresé de Japón para comenzar la aventura de mi vida: un viaje sin billete de vuelta que me llevaría por todo el sudeste asiático narrando mis viajes a la vez que trabajaba para empresas mediante el blog, ya fuera escribiendo artículos o elaborando material audiovisual.

Sin embargo, lo más importante es que durante todo este tiempo diseñaría la novela que pronto verá la luz. Aún ahora, casi dos años después, mi viaje continúa lejos de mi hogar, pero con mis proyectos más claros que nunca.