9 errores que evitar a la hora de autopublicar | #SemanaAutopublicados

Cuando uno decide autopublicar una novela no sabe el marrón en que se mete. Lo digo de verdad. Al menos, si su idea personal es la de vivir de ello y consolidarse como escritor. Es decir, la de hacer una carrera como la haría cualquier escritor publicado por una editorial. Si uno no tiene pretensión alguna entonces este artículo pasará por su persona sin pena ni gloria. Pero entonces, ¿por qué he autopublicado? Pues porque vale la pena, hacedme caso.

Hoy quiero compartir con vosotros una serie de cosas que he aprendido publicando mi primer libro de forma independiente, y que tendré en cuenta para los siguientes. Creo que os ayudará mucho a enfocar el asunto a todos los que tengáis esta idea en la cabeza pero no sepáis cómo abordarla, y creo que es conveniente también para los que idealizan la autopublicación y creen que no requiere sacrificios.

Dicho esto, paso a desgranar los errores que considero que un escritor autopublicado debería evitar:

  • Limitarse a escribir

Cuando uno  autopublica, no es solo escritor. Pasa a transformarse en un empresario a tiempo completo, el jefe de su propio negocio. Un negocio que quiere que salga a flote. No vale ser medio jefe ni un cuarto de jefe. ¿Harías eso en tu propia empresa? Pues con esto igual. Hay que ser consistente y tomárselo con seriedad y profesionalidad. Esencialmente, porque si uno quiere hacer carrera en la escritura de esta manera no hay otro remedio.

Con ser un empresario quiero decir también que el escritor autopublicado debe aprender a hacer una gestión apropiada de sus recursos y construir una serie de habilidades que van desde un mínimo de contabilidad, diseño, maquetación y edición hasta, especialmente, marketing. Obviamente todos estos servicios se pueden subcontratar, pero si uno pretende hacerlo todo por sí mismo (algo casi imposible) entonces es indispensable. E, incluso si uno contrata estos servicios, debería tener igualmente alguna noción de los mismos.

En este aspecto os recomiendo encarecidamente una web que en lo personal me ha ayudado bastante, Triunfa con tu Libro. En ella podemos encontrar podcasts semanales con autores que han autopublicado. Aquí se dan muchas ideas, explican cómo planifican sus estrategias y aportan un contenido valiosísimo que no os deberíais perder. El blog de Alejandro Quintana, Oficio de Escritor, también es un recurso fantástico en el que se habla tanto de la escritura como de la autopublicación.

  • Pensar que no hacen falta revisiones

Cuando finalizamos nuestra primera novela, la adrenalina que corre por nuestras venas es brutal. Es una sensación tan maravillosa como aterradora. Ahora bien, pensar que ahí acaba la historia es un error tremendo que cometen gran cantidad de autores. Muchos, en sus ansias por publicar, se olvidan de lo importante que es revisar la obra para hallar errores de coherencia, encontrar debilidades en su narrativa y, en general, mejorar el producto. Si no he revisado El Secreto de los Malditos al menos 30 veces, no lo he revisado ninguna. Para esto, aparte de uno mismo y su sinceridad, es imprescindible contar con agentes externos. Dejar el ego a un lado es parte indispensable del proceso.

En mi opinión, todo escritor independiente debería tener al menos un par de lectores beta que le ayuden a ver estas debilidades que él mismo no es capaz de encontrar. En particular, sería recomendable que estos lectores representen a un segmento del público objetivo de nuestra novela. Es decir, si vamos a publicar literatura juvenil lo suyo es que nuestros betas sean lectores del género, aunque nunca está de más tener a alguien con una visión global, sobretodo alguien leído o con experiencia en el tema que conozca bien la lengua.

  • No contratar una corrección profesional

Si pretendes autopublicar y no has contado con los servicios de un corrector profesional, párate ahí mismo a pensarlo dos veces. Dicen las malas lenguas que el escritor es por norma un ególatra. Yo no lo creo, pero sí pienso que el ser humano en general difícilmente tiende a aceptar críticas ajenas acerca de sus propias creaciones y gestiones, sean del tipo que sean. Por eso te digo: no autopubliques sin que un profesional corrija tu novela. Repito, ¡no lo hagas!

No hay nada más horrible que alguna falta de ortografía expulse directamente al lector de la novela, o errores de puntuación y gramaticales que transformen en un lío nuestra lectura. Esto, además, suele derivar en puntuaciones horribles en Goodreads y Amazon, algo que no quieres. Medítalo, busca un poco y contrata uno, pero asegúrate siempre de que sea alguien profesional y con bagaje. El amigo o el familiar que no se dedica a ello profesionalmente pero que te hace el favor porque lee mucho es algo a agradecer, pero no es lo que necesitas. Su tendencia natural es de pasar por alto cosas que alguien a quien estas pagando y con experiencia no pasaría.

Hay varios tipos de corrección posibles. Por un lado, el corrector de estilo te ayudará a resaltar esas cosas que fallan en tu manera de escribir (términos erróneos, excesos o carencias en la narrativa… y sí, todos tenemos). Por otro, la corrección ortotipográfica solucionará fallos en puntuación, gramática y otros errores, como por ejemplo la existencia de dobles espacios. Yo recurrí para esto a los servicios de Silvia, a los que volveré a acudir sin duda alguna. Normalmente, estos profesionales cobran en torno a 0,70 euros por carácter escrito, y muchos de ellos pueden hacer ambas correcciones juntas por un precio especial.

  • Infravalorar el poder de un booktrailer

Muchos de los booktrailers que se ven por ahí son sonrojantes. Lamento decirlo así, pero es cierto. Esto se debe a que, en general, no se percibe el verdadero potencial que alberga un booktrailer. El ciudadano medio ve un booktrailer cutre y no se interesa por el libro con el que está relacionado. Y, en lo personal, si veo un booktrailer con el tema principal de Requiem for a Dream de fondo (en serio, hay más temas para usar por ahí), mi interés decrece. Pero si veo un booktrailer con sustancia, voy directo al enlace del libro. Esto es un indicador, para mí tanto como para el resto, de que el autor quiere hacer bien las cosas y no se conforma con poco. ¿O no te lo parece? Un booktrailer puede ser malo y el libro bueno. Otro puede serlo bueno y el libro malo, pero en este caso habremos, al menos, arrastrado a algunos lectores potenciales a echarle una ojeada. En el primero, no.

Creo firmemente que la gente subestima lo que un booktrailer es capaz de hacer. En mi caso, ayudó una barbaridad a mi plan de marketing, porque era lo primero que enviaba tanto a los bloggers como a las revistas online y otros consumidores potenciales y sirvió para retener su atención.

Yo hice de cabo a rabo mi propio booktrailer e invertí algo de pasta. Tengo que admitir que soy aficionado a la edición de vídeo y al diseño gráfico, por lo que puede que vaya con terreno ya ganado, pero aprender algo de estas disciplinas actualmente es más fácil gracias a youtube. Si yo puedo, cualquiera puede.

Mi idea a la hora de diseñarlo era clara: quería trabajar profundamente en un vídeo potente, visual y narrativo que ayudara a la gente a pensar “Wow. No es el típico booktrailer. Esta novela puede estar muy chula, quiero saber más”. Mis normas esenciales, dos. La primera: haz algo cinemático que cumpla el objetivo de colocar al lector en el trasfondo adecuado pero dejando espacio para que se hagan su propio mapa mental. Es decir, nada de usar rostros de actores o planos de películas. La segunda: que sea corto. Menos de un minuto. Para el trailer, además, me serví de la inestimable ayuda de mi hermano, Juan Palacios; actor de doblaje cuyos trabajos podéis encontrar en este enlace. 

  • Olvidarse de la maquetación

Otra cosa importante es una maquetación profesional. Si nuestra novela será publicada por Amazon (KDP o Createspace), que es el 90% de los casos, es muy fácil crear una maquetación mínimamente decente. Hay muchos tutoriales por youtube, y Amazon facilita plantillas de todos sus formatos de publicación (mira en este enlace) para que puedas trabajar con una base.

En El Secreto de los Malditos toda la maquetación está hecha por mí, tanto en eBook como en papel, pero me costó muchas horas de aprendizaje, desesperación y ganas de estampar el ordenador contra la pared. Importante: las maquetaciones digital y física son completamente distintas. Para eBook, puedes aprender usando el programa Sigil (gratuito, descárgalo aquí) a través de un tutorial y creo que una vez se logra es bastante sencillo. Para maquetar en papel, con seguir las pautas de la plantilla e ir comprobando con el reproductor 3D de Amazon KDP cómo cuadra todo debería ir bien. Si tienes la más mínima duda, mejor busca un profesional antes de meter la pata, de verdad te lo digo. La mayoría cobran entre 0,70 y 1 euro la carilla, dependiendo de si incluye imágenes o no.

Yo mismo me dedico a hacer maquetaciones (aunque solo para Createspace y KDP, tanto en eBook como papel) por lo que si te interesan mis servicios puedes contactar conmigo aquí y te hago un precio especial.

  • Contentarse con cualquier portada o contraportada

Importantísimo y obvio. Necesitas una buena portada. No una portada decente ni una que no este mal: necesitas la mejor que puedas permitirte.

En relación a esto, como yo lo veo, existen tres factores de compra a la hora de que un lector escoja una novela. Dos intrínsecos, uno externo. Los intrínsecos son el aspecto y la sinopsis. El externo, el precedente.

Un aspecto atractivo de portada-contraportada es el 70% de que el cliente entre en el enlace de la novela o que coja tu libro en la tienda para echarle un vistazo. Si no lo es, bye bye, mochuelo. Tu novela es invisible. Una buena sinopsis, el otro 30%. Si ambos están bien equilibrados, las posibilidades de compra aumentan exponencialmente.

Ahí entra el precedente, el agente externo. Puede que no haya, que es lo que pasa con todos los escritores noveles que no han publicado nada antes, ni tienen un blog o algo que les ayude a vender. Sí existe un precedente cuando el autor ha publicado más novelas de forma exitosa y tiene una serie de lectores afiliados, en cuyo caso la venta es más sencilla.

En cualquier caso, de nuevo, la portada es importantísima. Si lo tuyo es el diseño, Amazon te facilita plantillas para las portadas (mira aquí). Si no se te da lo de crearla tú mismo, no te la juegues y pide los servicios de un diseñador por Fiverr (hay muchos rangos de precios) o de cualquier freelance (por ejemplo, mi amigo Alejandro Muñoz, excelente ilustrador y dibujante), pero ten cabeza a la hora de elegir uno, no vaya a ser que la inversión no sirva de nada. Para ejemplo, mira la portada que me plantearon por Fiverr en la imagen más abajo y trata de no reírte.

Sin comentarios
  • No establecer un plan de marketing

Sin esto, todos nuestros esfuerzos habrán sido en vano. Hay algún autor al que le ha salido el ticket ganador, por lo que sea no ha necesitado de uno y sus novelas se han vendido solas casi desde el principio, pero créeme: pertenecer a ese 1% es casi imposible. Un buen plan de marketing es indispensable para que tu novela no sea invisible. Esto incluye un uso correcto de las redes sociales y la difusión por otros medios, como bloggers, booktubers, prensa, ofertas, banners, la preparación de un blogtour, etc.

Lo mejor que puedes hacer es aprender cómo le fue bien a otros escritores y poner en práctica las cosas que han hecho ellos que crees que pueden funcionar para tu novela. También puedes subcontratar a un experto de marketing para que haga tu campaña, pero te saldrá caro.

Las dos normas que he aprendido para hacerlo lo mejor posible son las siguientes: ve allá donde estén tus lectores e invierte los beneficios que saques en más publicidad. Esto genera el efecto de la llamada “bola de nieve”: más velocidad, más espacio recorrido, más masa.

Algunos ejemplos que pueden servirte para tu campaña de marketing: Si tu novela es de fantasía, busca grupos en facebook de fantasía donde se hable del género, revistas relacionadas, personalidades del mundillo, bloggers especializados en ello… Ofrece, por ejemplo, un par de capítulos por ebook para ver si les interesa, siendo SIEMPRE respetuoso y amable, que al fin y al cabo ellos invertirán su tiempo en darte un voto de confianza y leer tu novela.

Una de las cosas más bonitas que me ha pasado es ver cómo la mayoría de los bloggers y booktubers resultan ser cercanos e increíblemente amables con los autores independientes. Sé profesional y trata a los demás con la misma profesionalidad. Hazlo con cariño, y verás. No todos aceptarán, pero es lógico, porque todo el mundo tiene sus propios asuntos. De hecho, si logras que lo haga entre un 10 o un 15% ya deberías estar contento. Yo escribí a alrededor de 120 personas para el blogtour que transcurre en este mismo momento. Aceptaron en torno a 20-25. Lo rechazaron (muy amablemente) otras tantas, y en parte fue mi culpa por comenzar a escribirles apenas mes y medio antes. El resto no respondieron, y solo una persona lo hizo de malas maneras. No es mala estadística.

Solo recuerda que una sonrisa abre más puertas que un cabreo. Un cabreo, de hecho, no abre casi ninguna. Si alguien te rechaza o se enfada sigue siendo amable y cordial, porque en realidad esa gente no tiene ninguna obligación para contigo y tienes que saber encajarlo si se niegan.

La tercera norma que tengo con respecto a la campaña de marketing te la explico a continuación, y va a colación del siguiente punto. Jamás debes…

  • Ser un plasta

El plan de marketing de muchos autores independientes, cuando no saben qué hacer, consiste esencialmente en el autobombo. Esto funciona un 99% de las veces… para ahuyentar a la gente. No está mal publicar de vez en cuando, siempre desde la humildad, por si a alguien le interesa tu libro. Pero publicar posts constantemente en todos los grupos de Facebook de escritura como hacen algunos,  usando frases como “¡te dejará sin aliento!“, “¡te atrapará sin remedio!“, “la novela del año“, “la novela de la que todo el mundo está hablando“, “¡no podrás parar de leerla!” o la famosa “¿te la vas a perder? es absolutamente contraproducente. 

Es fácil analizar el efecto que tienen estas cosas, solo piensa en tu propia reacción. ¿Te atrae a ti ese tipo de actitud? ¿Entras en enlaces de autobombo? Probablemente, en pocos. Y es que el secreto no está en hablar de ti, sino en que sean los demás los que hablen de ti. Enfoca todos tus esfuerzos en ello.

Otra cosa que añadir a esto: sé sincero. He leído a muchos que se promocionan diciendo cosas que son mentira para atraer a la gente solo porque tres personas cercanas han leído su novela y dicen que les ha gustado. Que la abuela, el mejor amigo y el hermano digan que eres genial no es suficiente. Necesitas críticas reales. Te digo esto porque poner cosas como esas que has leído unas líneas atrás sobre tu novela cae rápido en saco roto si luego buscas en google y sale nada o poco, o apenas figura información, o previsualizas la novela en Amazon y desde la primera página se ve que por ahí no ha pasado un corrector. Sé sincero, de verdad. Si haces bien los deberes y has trabajado bien la novela, su edición y el marketing, las críticas irán saliendo y la mayoría serán buenas.

  • Pensar que no tendrás que invertir en el libro

Esto creo que es algo bastante común. Es decir, estoy seguro de que sabes que te va a tocar soltar pasta si quieres publicar una novela de calidad, pero si no has publicado probablemente no sabes bien hasta qué punto hasta que llegue el momento. Te lo digo por experiencia. Te hago un balance de gastos en mi caso, para que veas a lo que me refiero.

  1. Corrección profesional: 261 euros.
  2. Portada: 60 euros (si lees la historia que he publicado sobre Fiverr, verás que elegí mal un diseñador pero al menos logré obtener una imagen sobre la que trabajar yo mismo).
  3. Booktrailer: 100 euros (el material y el software tienen su precio).
  4. Campaña de marketing: 360 euros (contratar una empresa para enviar notas de prensa, publicidad en varios medios, ejemplares para bloggers y reseñas, libros de regalo para sorteos, etc).

Casi 800 euros, y eso que me he ahorrado dinero al maquetar yo mismo, al enviar ejemplares en versión eBook (aunque muchos fueron en papel, y eso tiene un precio) y al diseñar tanto los mock-up de los libros como la portada, los banners, el booktrailer y demás. Si no haces nada de esto por ti mismo, créeme que la cuenta puede llegar al los 1500 fácilmente. También te digo que mi campaña no ha terminado y calculo que gastaré otros 500 euros. ¿Por qué? Porque la publicidad cuesta dinero. Por eso, lo mejor que puedes hacer, vuelvo a decir, es invertir lo que ganes con la novela para generar más publicidad, hacer más ruido. Tu novela debe estar en todas partes, en boca de todos.

La inversión, además, no es algo solo a nivel monetario. Al involucrarse en esto como si de un negocio se tratara, si se hace correctamente, pasarás al menos el 50% de las horas que has dedicado a escribir tu novela en todo lo que implica su marketing. Todos los días tendrán una ración de trabajo.


 

En definitiva, este tipo de publicación precisa sacrificio, aunque se ve recompensado. De momento mi blogtour va viento en popa, hay bastantes ventas, he generado ruido. En unos meses publicaré los resultados y el impacto que ha tenido para ver qué tal ha funcionado todo lo que os comento más atrás, porque lamentablemente, y a pesar de hacerlo todo “bien”, nada nos asegura al 100% que las cosas funcionarán a la perfección. Sin embargo, considero que poner toda la carne en el asador es lo que realmente importa: demostrarte a ti mismo que eres capaz de llevar un negocio adelante.

Por último, os hago un resumen de los puntos anteriores:

  1. Aprende a ser un empresario y tómatelo con profesionalidad. 
  2. Deja el ego de lado y acepta las críticas constructivas, haz muchas revisiones. Si la novela está mal escrita se acabó.
  3. Contrata correcciones profesionales, no caigas en el error de limitarte a la colaboración de gente cercana. Por más que quieran, no son objetivos y no se tomarán el trabajo igual.
  4. Haz un buen booktrailer. El lector que ve calidad, ve empeño por hacer bien las cosas.
  5. Consigue una buena maquetación. Publica tanto en eBook como en papel: el esfuerzo lo vale y tendrás más formatos en los que vender.
  6. Consigue la mejor portada y sinopsis que puedas permitirte. El impacto sobre el lector es esencial.
  7. Haz un buen plan de marketing, es indispensable para que tu novela no sea invisible.
  8. Ve allá donde estén tus lectores, deja que sean los demás los que hablen de ti y sé siempre amable.
  9. Crea un colchón que te sirva para invertir en tu novela y usa sus beneficios sobre ella. Lo vas a necesitar. 
  10. Reduce el autobombo al mínimo común denominador. 

Eso es todo. Lo dicho, espero que esto os sirva de ayuda y que lo toméis con mucho ánimo y ganas. Es un trabajo sacrificado pero satisfactorio. Y si la lectura os ha valido la pena, os agradecería que le echárais un vistazo a mi primera novela, El Secreto de los Malditos. Ya sabéis… solo por si acaso. 😉

¡Nos leemos! ¡Un abrazo enorme!

One thought on “9 errores que evitar a la hora de autopublicar | #SemanaAutopublicados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *